(+56) 22 6314150
(+56 9) 5647 4861
INFO@CECOWORK.COM
La Regla de Dos Minutos, chao procastinación

La Regla de Dos Minutos, chao procastinación

La procastinación es reconocida como la principal enemiga de la productividad, retratadas a menudo como polos opuestos. Procastinar es dejar para después una tarea importante haciendo tareas muchos menos demandantes con la excusa de que será para realizar de mejor manera ese importante quehacer inicial.

Ante esta “epidemia” del S. XXI, el bestseller “Getting Things Done” (Lograr Hacer las Cosas) de David Allen surgió como una autoayuda y filosofía de vida para combatir la procastinación en el diario vivir del humano contemporáneo, y de ahí se desprende la Regla de Dos Minutos.

Esta regla se divide en dos partes:

Parte 1: Si toma menos de dos minutos, hazlo ahora
Es sorprendente cuántas cosas que postergamos podríamos hacerlas en dos minutos o menos. Por ejemplo, lavar los platos después de comer, meter la ropa en la lavadora, sacar la basura, quitar la basura del escritorio, enviar un email, entre otras.
Si una tarea requiere de menos de dos minutos, entonces sigue la regla y hazlo ahora mismo.

Parte 2: Cuando inicies un nuevo hábito, debe tomar menos de dos minutos en hacerse
¿Todas nuestras metas pueden alcanzarse en menos de dos minuto? Claramente no. Pero todas las metas pueden iniciar en dos minutos o menos. Y ése es el propósito detrás de esta regla.
Podrías pensar que esta estrategia es demasiado básica como para lograr tus metas de vida, varios entusiastas difieren. Funciona para cualquier objetivo por una simple razón: la física de la vida real.

La física de la vida real
Como Sir Isaac Newton nos enseñó hace tiempo, los objetos en descanso tienden a mantenerse en descanso; y los objetos en movimiento tienden a mantenerse en movimiento. Esto es igualmente verdadero para los humanos como lo es para las manzanas que caen.

La Regla de Dos Minutos funciona para las grandes metas al igual que para las pequeñas debido a la inercia de la vida. Una vez que empiezas a hacer algo, es más fácil continuar haciéndolo.

¿Quieres convertirte en un mejor escritor? Sólo escribe un párrafo (la Regla de Dos Minutos), y seguido te encontrarás escribiendo por más de una hora.

¿Quieres comer más saludable? Sólo come un pedazo de fruta (la Regla de Dos Minutos), y seguido te encontrarás inspirado a comer una ensalada sana.

¿Quieres crearte el hábito de la lectura? Sólo lee la primera página de un nuevo libro (la Regla de Dos Minutos, a menos que leas lento) y antes de que te des cuenta habrás leído los primeros tres capítulos.

¿Quieres correr tres veces a la semana? Todos los lunes, miércoles y viernes ponte tus zapatillas runner y sal (la Regla de Dos Minutos) y pronto terminarás fortaleciendo tus piernas en lugar de introducir frituras a tu estómago.

La parte más importante de un nuevo hábito es iniciar, no sólo la primera vez, sino cada vez. No se trata del desempeño; sino de consistentemente tomar acción. De muchas maneras, iniciar es más importante que triunfar. Esto es especialmente cierto en el comienzo porque habrá mucho tiempo para mejorar tu desempeño en el futuro.

La Regla de Dos Minutos no se trata de los resultados que quieres alcanzar, sino del proceso de realmente hacer el trabajo. Esto funciona mejor en las personas que creen que el sistema es más importante que el objetivo. El enfoque está en actuar y en dejar que las cosas fluyan a partir de ello

Inténtalo ahora
No podemos garantizar que la Regla de Dos Minutos funcione para todos, pero sí que no funcionará si no se intenta.
El problema con los artículos que lees, los podcasts que escuchas y los videos que ves es que consumes información sin ponerla en práctica. ¿Hay algo que puedas hacer en menos de dos minutos? Hazla right now.

Photo credit: Viktor Hertz via Visual hunt / CC BY-NC-SA

AGREGAR COMENTARIO

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *